TAGS
alaska alberta amor banff bc ferries bicicletas electricas blackball Canadá Oeste cannabis coronavirus covid19 cruceros Enlaces ferrys frontera indigenas Noticias oeste orcas osos parques nacionales ratas transferwise turismo Viajar vuelos washington wetsuweten
Inconvenientes del turismo nacional en Canadá

Inconvenientes del turismo nacional en Canadá

Con la llegada del coronavirus, se han cerrado muchas fronteras. Canadá ha sido de los más estrictos. De hecho, incluso hay cierres de fronteras interiores, puesto que quién lo decide son los gobiernos provinciales, encargados de gestionar las medidas contra la pandemia.
También como otros muchos países, se ha hecho una campaña para pedir a los canadienses que este verano vayan de vacaciones cerca, si posible en la misma provincia. En este sentido, se han emitido anuncios de todo tipo para promocionar el turismo de naturaleza. Este es el año ideal para ir de camping, en parques nacionales y provinciales, y disfrutar de unos paisajes que cada año atraen a millones de turistas de todo el mundo.
Las campañas han tenido éxito. Ya se sabe, los canadienses trabajan muy bien el turismo, saben hacer campañas, y además trabajan con buen “material”. La tentación de ir a los parques de las Rocosas y otros muchos lugares míticos ha funcionado.
De hecho, parece que ha funcionado demasiado bien, porque ha atraído hacia los parques a una gran cantidad de gente que no habían pisado nunca uno en su vida. Aún más, que no tienen ni idea de cómo se tienen que comportar al ir de camping. La consecuencia, que de entrada los equipos de recogida de basura han tenido que trabajar muchos más días. El turista que visita esporádicamente la naturaleza, deja un rastro de plásticos, botellas… mucho más voluminoso que la persona amante de la naturaleza, y consciente que debe esforzarse por reducir su impacto sobre el entorno. Por otro lado, la basura atrae a la fauna, y sobre todo, a los osos. Ya se han incrementado los casos de interacción (es decir, visitas a campamentos por parte de los osos), con los correspondientes problemas para los visitantes y para los osos (que quizás tendrán que ser sacrificados o eutanasiados, que  dicen ahora en lenguaje educado). Un oso acostumbrado a los humanos y a relacionarlos con la comida pasa a ser un peligro, y no se lo puede reeducar.
En resumen, no hay soluciones mágicas a los problemas causados por el coronavirus en el mundo del turismo. Aconsejar a alguien acostumbrado al Sol y Playa de ir a un parque nacional a acampar es olvidar que te has pasado muchos años para conseguir que unos turistas vengan y otros no. No todos son iguales, aunque según las estadísticas todos sean turistas.
Autor: Francesc Nolla


Comparteix-ho:


Este sitio web utiliza cookies para tener la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de dichas galletas y la aceptación de nuestra política de cookies, pulse el enlace para más información.

ACEPTAR

Aviso de cookies